Mahoma y sus problemas con las mujeres (II): la poligamia en el Islam

Existe una relación incuestionable entre la vida familiar del profeta del Islam, a medida que el número de sus esposas fue creciendo, y las revelaciones que recibía, a través del arcángel Gabriel, de Alá, Dios, en relación a las mujeres y a su situación dentro del Islam. Las partes del Corán que se refieren a revelaciones recibidas en Medina, cuando el profeta se halla inmerso en su política de alianzas matrimoniales y salvaguarda de viudas indefensas, son mucho más prácticas y están destinadas a regular una vida familiar que debía ser francamente compleja. Atrás quedan los mensajes poéticos y místicos del periodo de La Meca, cuando Jadiya, la primera y única esposa de Mahoma durante 24 años, todavía vivía.

Para justificar la poligamia, los musulmanes siempre han argumentado que los muchos matrimonios de Mahoma en los últimos diez años de su vida muestran cómo la rápida expansión del Islam hacía necesarias las alianzas con clanes diversos, y estos pactos o alianzas se realizaban la mayor parte de las veces a través de matrimonios. Por otra parte, y teniendo en cuenta que las mujeres son más numerosas que los hombres en las sociedades en guerra, algunos matrimonios del profeta muestran su compasión por las viudas de guerra. Es mejor para una mujer, dicen, compartir un esposo que no tener ningún hombre en su vida. Así, pues, Mahoma se convertía en un ejemplo a seguir tomando a su cargo a esas viudas desvalidas y necesitadas de compañía masculina. Los críticos del Islam, sin embargo, creen que Mahoma era un hombre sensual, aficionado en exceso a las mujeres y que aprovechó la situación para satisfacer sus apetitos sexuales una vez se vio libre de los lazos que le ataban a Jadiya, que además de su esposa, era su “jefa”. Tal vez esta opinión sea demasiado extrema, pero tampoco es demasiado plausible esa imagen de Mahoma como benefactor de viudas. Precisamente un hadith enseña que, en realidad, Mahoma era consciente de que la poligamia no era buena para las mujeres. Cuando su yerno Alí, el esposo de su amada hija Fátima, se plantea tomar una segunda esposa, siguiendo, al fin y al cabo, el ejemplo de su suegro que, a su vez, no hacía otra cosa, se supone, que seguir los mandatos de Dios, Mahoma se preocupa por cómo se sentiría Fátima teniendo que compartir a su esposo con otra, y concluye: “Lo que a ella le duele, me duele a mí”. Con lo cual, Alí descartó ese segundo matrimonio.

Cuando Jadiya murió en 619, después de 24 años de matrimonio monógamo, parece ser que el profeta, que contaba 49 años, quedó roto de dolor. Las mujeres de la primera comunidad musulmana, que se encargaban de cuidarlo, pensaron que tomar una nueva esposa le ayudaría a sobrellevar su pena. Fue entonces cuando Mahoma consultó con Jawla, su tía, acerca de con quien podía casarse. Jawla le contestó que si deseaba poseer a una virgen, podía casarse con Aisha, la hija de su mejor amigo, Abu Bakr. Pero si deseaba una mujer que no fuera virgen, podía tomar a su cargo a Sawda, una viuda ya mayor, muy devota y que había sido de las primeras en convertirse al Islam. Mahoma indicó a su tía que apalabrara el matrimonio con las dos. Se inicia así la vida polígama del profeta del Islam.

Cuando Mahoma se casa con Aisha, ésta tiene sólo 6 años, por lo que el matrimonio no puede consumarse y la niña se quedó todavía un tiempo viviendo con su familia. En concreto, hasta los 9 años, después de que Mahoma recibiera otra de sus revelaciones en que se le indicaba que una mujer podía convertirse en esposa a partir de esa edad. Los hadith acerca de la vida de Mahoma muestran como la pequeña Aisha a menudo jugaba todavía con muñecas  y que su marido, a veces, se unía a sus juegos. Conmovedor.

Sawda y Aisha tenían habitaciones separadas donde eran visitadas por turnos por su esposo. Eran construcciones de adobe con techos de palma, muy sencillas, que se añadieron a la mezquita.  Con cada nueva esposa o concubina que se añadía al harén del profeta, se construía una nueva habitación.

Al cabo de un año de la llegada de Aisha a la casa de Mahoma, éste se casó con tres mujeres más, todas ellas viudas de guerra: Hafsah, una joven de 20 años, hija de su amigo Omar; una viuda llamada Zeinab, generosa y abnegada hasta el punto de ser llamada “Madre de los Pobres” y que murió sólo 8 meses después de su llegada al harén; Y Umm Salamah, una mujer de belleza extraordinaria que provocó en Aisha, hasta entonces la favorita, un intenso sentimiento de celos.

Mahoma intentaba cumplir con sus esposas el mandamiento divino que le había sido revelado en relación al trato equitativo que el esposo debe dar a todas sus esposas. Cada tarde, tenía una entrevista privada con cada una de ellas. Después, por estricto orden rotativo, cenaba y se acostaba sólo con una de sus mujeres. Algún hadith afirma que cuando Mahoma deseaba pasar la noche con una esposa “fuera de turno”, tenía que pedirle a la mujer con la que le correspondía pasar la noche que le cediera el turno a la escogida. Podía ser que ella aceptara ser sustituida por otra o no. Si no era así, Mahoma se conformaba con respetar el orden establecido.

A pesar de que los musulmanes insisten en la bondad de las intenciones de Mahoma a la hora de ir aumentando el número no sólo de esposas, sino de concubinas, parece claro que no siempre se casó con viudas maduras y desamparadas o jóvenes que, a causa de las guerras, tenían dificultades para encontrar un marido. Su matrimonio con Umm Salamah se debió a la intensa atracción física que sentía por ella. En cuanto a su matrimonio con Aisha, que tenía sólo 9 años en el momento de consumar la unión …. No sé qué motivos plausibles podrían dar los musulmanes para justificar esa relación, si no es que Mahoma experimentaba un tipo de patología sexual que hoy en día, además, constituye un gravísimo delito. Pero como los hechos de la vida de Mahoma constituyen un ejemplo para los seguidores del Islam, según la sharia, el matrimonio con una niña a partir de los 9 años es perfectamente lícito y se practica todavía hoy.

Mahoma contrajo matrimonio con otra mujer llamada Zeinab, esposa divorciada de Zaid, un esclavo liberado que Mahoma había criado como a un hijo. Mahoma decidió hacerla su esposa después de haberla visto fugazmente semidesnuda (lo que desmiente que sus matrimonios eran más obras de misericordia que otra cosa).  Después de casarse con Zeinab, Mahoma se unió a cinco nuevas mujeres, incluyendo dos judías y una cristiana copta, María, quien le dio un hijo varón, aunque éste no sobrevivió a la primera infancia. Parece ser que el resto de esposas del profeta veían en María y su hijo una amenaza, sobre todo Aisha, que nunca tuvo hijos. Los hadith no se ponen de acuerdo sobre si las tres fueron esposas o concubinas, o si sólo una de ellas tuvo un matrimonio legal y las otras dos eran sólo sus amantes, extremo éste que vuelve a hacerme dudar acerca de las verdaderas intenciones de Mahoma a la hora de ir sumando esposas.

El único país musulmán en donde la poligamia está prohibida por ley es Túnez. En el resto de países en donde el Islam es la religión mayoritaria, la poligamia se acepta más o menos abiertamente, si se sigue estrictamente lo que establece la sharia. Muchos musulmanes, aun admitiendo que la poligamia es legal según las palabras del profeta (Despósate con las mujeres que quieras: dos, tres o cuatro; y si crees que no puedes satisfacerlas a todas, entonces toma sólo una)., concluyen que la segunda parte de la revelación es una aceptación implícita de la monogamia, ya que es imposible que un hombre sea totalmente imparcial y equitativo en el trato con sus mujeres.

Las mujeres musulmanas pueden, en países como Marruecos, imponer como condición previa a la firma del contrato matrimonial una cláusula de monogamia, es decir, pueden exigir que su esposo no les imponga a otra mujer y, de ser así, tienen derecho a divorciarse sin más preámbulos.

Los hombres musulmanes que en la actualidad practican la poligamia lo hacen, afirman, siguiendo el ejemplo del profeta del Islam y siendo fieles a la revelación divina que éste recibió a través del arcángel. Pero sus motivos no son, por supuesto, los mismos que podrían haber movido a Mahoma a la hora de contraer alguno de sus matrimonios, sino que sus razones son casi siempre de índole personal, desde la necesidad económica que puede ser paliada con la llegada de la dote que aportaría una nueva esposa hasta el deseo de engendrar hijos varones que la primera esposa no ha podido proporcionarle, pasando por el más humano de los deseos masculinos: tener a su lado una compañera más joven y atractiva sexualmente.

 Las diferentes escuelas de interpretación coránicas tienen sus propias razones para justificar la poligamia, que no ven como un elemento negativo para la mujer. Se justifican diciendo que en los países donde los hombres no tienen segundas, terceras y hasta cuartas esposas, tienen amantes (lo cual no es del todo incierto, todo sea dicho), de manera que en Occidente existiría una poligamia ilegal.  Las principales causas, según el Islam, que permiten que un hombre tome una nueva esposa serían (1):

- Insatisfacción sexual con la primera esposa. En lugar de satisfacer los impulsos sexuales ilegalmente, desobedeciendo los mandatos de Dios y corrompiendo la sociedad, es preferible que un hombre se case con otra, garantizando al mismo tiempo, los derechos completos de la primera esposa. De todas maneras, este argumento contradice la enseñanza musulmana sobre el matrimonio cuando afirma que no puede construirse sobre la base del deseo sexual.

- Enfermedad crónica de la esposa o su invalidez permanente, ya que el hogar requiere el cuidado de la madre, y el esposo necesita satisfacer sus relaciones matrimoniales, siendo mejor que se case con otra, sin que por esto deje a la primera abandonada.

- La esterilidad de la esposa y si el esposo desea tener hijos y no soporta su falta. Así, pues, es mejor que se case con otra, sin abandonar la primera, y satisfacer esta necesidad a que tenga hijos ilegales.

- Para proteger la pureza de la sociedad y la felicidad de sus miembros. Por ejemplo, cuando el número de mujeres supera al, de los hombres.

- Obedecer el mandato de Dios de multiplicar la descendencia.

Lo que enseña el Islam a millones de mujeres que siguen esta religión es que la poligamia no es en absoluto negativa para ellas siempre y cuando se den las condiciones siguientes:

1) Completa justicia entre las esposas (se refiere al derecho a la manutención, asistencia y atención amorosa.

2) Medios económicos para mantenerlas.

3) No tener más de cuatro esposas, ya que demasiadas mujeres viviendo juntas serán, con toda seguridad, fuente de problemas y preocupaciones para el esposo.

¿No fue precisamente esto lo que le sucedió a Mahoma? De hecho, sí. Y buena parte de la legislación islámica sobre las mujeres se deriva de la necesidad del profeta de resolver los problemas que le ocasionaron esas mujeres que compartieron los últimos años de su vida.

 

(1) www.nurelislam.com

Para una información más completa acerca del matrimonio en el Islam, podéis consultar la página http://noticias.juridicas.com/articulos/45-Derecho%20Civil/200105-estatuto_de_la_mujer.html

About these ads

6 Responses to Mahoma y sus problemas con las mujeres (II): la poligamia en el Islam

  1. Arturo dice:

    Hace poco, compré el Libro el Korán o Corán. Leyendo me doy cuenta que Mahoma lo que menos fue un profeta, lo veo como un oportunista que se benefició a costa de la ignorancia de aquellos tiempos. Su primer matrimonio fue por interés como un perro que corre tras el hueso.. Más tarde vemos como viola una tras otras a estas criaturas menores de edad.

    • universcat dice:

      No hay que ser demasiado avispado para darse cuenta que las revelaciones y las leyes religiosas que Mahoma imponía a su familia y a los primeros seguidores del Islam curiosamente tenían mucho que ver con sus deseos personales, sus necesidades o sus preocupaciones. Con su primera esposa, Jadiya, observó una estricta monogamia y nunca se le pasó por la cabeza recluirla, porque ella era quien traía el dinero a casa con sus negocios. Después las cosas cambiaron y el arcángel Gabriel se le aparecía oportunamente para revelarle cómo debía organizar su vida personal o la sociedad islámica en relación a temas como la vestimenta femenina, la reclusión, la poligamia, la adopción, el papel de la mujer en el Islam, etc. Pero si analizamos las tres grandes religiones monoteistas nos damos cuenta que muchos de sus dogmas o normas se establecen en determinadas circunstancias, históricas, sociales, etc, que poco tienen que ver con la religión. En cuanto al matrimonio con Aisha cuando ésta tenía sólo 9 años, considerándolo con objetividad, sólo tiene una explicación, que es la que a cualquier persona con sentido común se le puede pasar por la cabeza. Lo más grave es que en nombre de la religión, todavía hoy, niñas y adolescentes sigan casándose contra su voluntad con hombres adultos que podrían ser sus padres o abuelos. Pero ¿cuántas aberraciones se cometen en nombre de Dios o por temor a Dios?

  2. bbecares dice:

    Muy interesante el artículo. Sobre todo no sabía que Aisha, conocida por ser la favorita, era una cría cuando la casaron con el profeta.
    Según lo que veo en Marruecos, el punto de vista sobre el sexo se ve de una manera bastante obsesiva. Para las mujeres es un pecado, mientras que muchos hombres van detrás de las mujeres sin importarles mucho si son guapas, feas, gordas, viejas, jóvenes. (todavía ayer un amigo marroquí me decía que puede venir aquí hasta la más fea y le hacen sentir como que es la más guapa). Pero es que esta manera que tienes de contar las relaciones del profeta hacen que en realidad suene todo muy enfermizo. Tengo que leerme el Corán!! .

  3. said dice:

    El islam está undido en la miseria de la falta de conocimientos de progreso.
    Y en la vergüenza de ser todo una farsa en favor de la necesidades del oportunista de mahoma.

  4. pedro dice:

    La realida es que muchos en la antiguedad y en todas las épocas se han tomado el nombre de Dios para aprovecharse de los medios, existentes, sean materiales,económicos, o humanos y como en el caso de mahoma con sus supuestos mensajes “divinos” como del Arcangel, para dar pávulo a sus deseos carnales, quizás aprovechándose de la ignorancia de las personas, o, feminas como el caso de Mahoma. Lo malo está que aquellos sentimientos de religiosidad, que sirvieron para aprovecharse de la vulnerabilidad de otros seres humanos, continúen hasta la actualidad y quien sabe por cuantos siglos o milenios más, y no se ponga en práctica la igualad de derechos, como seres humanos, entre el hombre y la mujer, especialmente, donde se practica esas creencias religiosas. El hombre y la mujer tenemos los mismos derechos y por lo tanto debemos tener igualdad de oportunidades.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: