Praga, itinerarios y recomendaciones (II): las cinco “ciudades” históricas de Praga. Propuestas de itinerarios

Actualmente ya no es posible hablar de las “Cinco Ciudades de Praga”. La capital de la República Checa es una ciudad dividida actualmente en distritos, hasta 22. Por eso, cuando consultamos una dirección o nos movemos por la ciudad, a menudo veremos que se nos informa sobre el nombre del distrito y su número.

Este número está en relación a la distancia con el centro histórico, que sería “Praha 1”, de manera que los distritos 1 y 2 serían los más céntricos. Un turista, en Praga, sólo se moverá prácticamente por los dos oprimeros distritos, aunque es muy habitual que los hoteles donde los mayoristas alojan a sus clientes estén situados en distritos periféricos, Para cualquier visitante de Praga tener el alojamiento más allá de los distritos 8 o 9 puede resultar ya incómodo, porque supondría un trayecto diario de más de 30 minutos de desplazamiento hasta el centro histórico de la ciudad. A tener en cuenta a la hora de contratar la estancia en Praga,

Hasta finales del siglo XVIII no existió una sola Praga, sino que sus habitantes se repartían entre 5 grandes distritos  o “ciudades” (las cinco “ciudades” históricas), que tenían una administración propia y sus correspondientes ayuntamientos. Hoy todavía se conserva el recuerdo de esta antigua división municipal en los edificios de los correspondientes ayuntamientos de la Ciudad Vieja, de la Ciudad Nueva, de la Malá Strana y del Barrio Judío.

A la derecha, el edificio del Ayuntamiento de la Ciudad Nueva en Karlovo náměstí

Incluso para pasar de una ciudad a otra existían una especie de aduanas interiores. Por ejemplo, cuando se cruza el río Vltava por el Puente de Carlos, desde la Ciudad Vieja en dirección a la Malá Strana, el edificio que queda a la izquierda del arco de la torre más pequeña es la antigua aduana. Otra de las aduanas interiores la encontramos en la Ciudad Vieja, detrás de la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, en el llamado Ungelt o Patio de los Mercaderes.

Antigua aduana en el Puente de las Legiones (Most Legii)

Ungelt o Patio de los Mercaderes, detrás de Nuestra Señora de Týn (Plaza de la Ciudad Vieja)

Recinto Ferial de Praga en el distrito de Holešovice, al norte de la ciudad

A principios del siglo XIX vivían en Praga unas 80.000 personas. Es en ese momento cuando se empiezan a crear nuevos distritos, Vyšehrad, Holešovice y Bubenec ya que la población crece sin parar, debido sobre todo a la emigración de campesinos hacia la gran ciudad. En 1900, la población de Praga había aumentado hasta los 200.000 habitantes. A finales del siglo XIX desaparece como distrito el Barrio Judío o Josefov. Las autoridades municipales llevan a cabo una operación que se conoce con el nombre de “El Saneamiento”, que consistiró en derribar las murallas que separaban la antigua ciudad judía del resto de la Ciudad Vieja, así como muchas viviendas y lugares de culto. El motivo, según las autoridades, mejorar las condiciones de vida de la zona y terminar con el hacinamiento  en que vivía la población judia praguense.  Se construye entonces la actual calle Parižská, nace en la Plaza de la Ciudad Vieja, atraviesa lo que fue el antiguo distrito judío de Praga y llega hasta el río. En la actualidad, del antiguo distrito de Josefov sólo se conservan algunas sinagogas, entre ellas la Sinagoga Vieja-Nueva, la más antigua de Europa, y el famosísimo Antiguo Cementerio Judío.

El Barrio Judío de Praga antes del Saneamiento

Sinagoga Staronová (Vieja-Nueva) y el Ayuntamiento Judío. Principios del siglo XX

Todavía hoy, paseando por Praga, se hace evidente que cada una de estas ciudades históricas que forman el actual distrito de “Praha 1”, tienen un ambiente propio y un carácter autónomo: tenemos la Praga gótica y medieval, representada en la Ciudad Vieja; la Malá Strana (literalmente el lado pequeño), con sus iglesias y palacios barrocos, el Hradčany, sede de la realeza y de la alta jerarquía eclesiástica católica… Además, hay otras muchas Pragas dentro de una sola ciudad: la Praga kafkiana, la Praga del siglo XIX, con sus edificios art nouveau, representada por la señorial calle Pařižká, la Praga de arquitectura vanguardista de las primeras décadas del siglo XX.

PROPUESTAS DE ITINERARIOS

Praga en dos días

Pasar sólo dos días en Praga permite hacerse una idea sólo aproximada de lo que es la ciudad y estoy segura de que quien sólo disponga de dos jornadas para poder visitarla se quedará, como a veces se dice, “con la miel en los labios”. La visita tendrá que ser, en muchos casos, parecida a las “panorámicas” que ofrecen algunos touroperadores.

Primer día:

Plaza de la República – Calle Celetná – Plaza de la Ciudad Vieja (recomiendo entrar, al menos, a la Iglesia de Týn) – Calle Pařižská – Barrio Judío (visitando el Antiguo Cementerio Judío,  la Sinagoga Vieja-Nueva y la Sinagoga española) – Muelles del Vltava hacia el Puente de Carlos, pasando por delante del Rudolphinum – Puente de Carlos

Partiendo de la Plaza de la República, donde podréis admirar el edificio de la Obecní Dům y la Torre de la Pólvora, se llega a la Plaza de la Ciudad Vieja a través de la Calle Celetná, en donde admiraréis sus casas de estilo renacentista y barroco. En la Plaza de la Ciudad Vieja contemplaréis el conjunto de sus edificios: el Ayuntamiento, con la Torre del Reloj astronómico (hay que esperar a las horas en punto para poder asistir al espectáculo de los autómatas). Consultad los horarios de la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, porque es una visita que vale la pena hacer, aun teniendo sólo dos días. Admirad también la Iglesia de San Nicolás de la Ciudad Vieja, el Palacio Goltz-Kinský, el Monumento a Jan Hus y los edificios que flanquean la Plaza por el norte y por el sur. No os perdáis la Casa U Minuty, al lado de los edificios del Ayuntamiento. Desde esta casa, por detrás del Ayuntamiento, llegaréis a la Malé Náměstí, es decir, la Plaza Pequeña.

Volved a la Plaza de la Ciudad Vieja y tomad la calle Pařižská, la que se abre al norte de la Plaza. Justo en la esquina encontraréis la Casa Natal de Franz Kafka. Caminad por Pařižská hasta que a vuestra izquierda encontraréis la calle Červená. Bajad los escalones hasta la calle Maiselová. Estaréis en el corazón del Barrio Judío de Praga. Después de comprar las entradas, visitad la Sinagoga Vieja Nueva, el Antiguo Cementerio Judío y la Sinagoga española, en la calle Dušní, al otro lado de la calle Pařižská. No os perdáis el edificio del Ayuntamiento Judío, con su reloj de caracteres hebreos, las agujas del cual giran al revés. Dependiendo del tiempo que tengáis, antes de visitar la Sinagoga española, echad un vistazo al interior del resto de sinagogas que os incluye la entrada.

Desde el Barrio Judío, tomad la calle Široká y saldréis a los Muelles del Vltava. En este punto podréis contemplar el edificio del Rudolphinum. Continuad caminando con el río a vuestra derecha y disfrutando del paisaje y llegaréis a la Plaza de los Caballeros de la Cruz y desde allí, accederéis a la entrada al Puente de Carlos desde la Torre del lado de la Ciudad Vieja.

Desde el Puente de Carlos, a través de las escalerillas que quedan detrás de la estatua de Santa Lutgarda, podréis bajar a la Isla de Kampa, para hacer por ella un breve recorrido. También llegando por el Puente a las dos Torres del lado de la Malá Strana, entraréis en este distrito por la calle Mostecká (Calle del Puente).

Para más información, haced click aquí.

Segundo día

Plaza Wenceslao – Avenida Nacional – El Castillo (Catedral de San Vito, Palacio Real, Jardines, Callejón Dorado) – Iglesia de Nuestra Señora de Loreto – Calle NerudovaPlaza de la Malá Strana – Plaza Maltesa – Plaza del Gran Priorato – Jardines Wallenstein

Podéis empezar con un recorrido por la Plaza Wenceslao, admirando la fachada jungendstil del Hotel Evropa, el edificio del Museo Nacional y la estatua de San Wenceslao. Detrás del Museo Nacional encontraréis el edificio de la Ópera Estatal.

Desde la Plaza Wenceslao, recorrer la Avenida Nacional hasta el río, con los edificios de la Lanterna Magika y el Teatro Nacional. Delante del Teatro Nacional tomad el tranvía 22, que atraviesa el río y sube hasta el Castillo (parada Prasky Hrad o Pohorělec). Antes de entrar en el Castillo, contemplad la Iglesia de Nuestra Señora de Loreto. Delante de la explanada del Castillo, no os perdáis la vista de los tejados de la Malá Strana, así como la fachada del Palacio Arzobispal.

En el Castillo, visitad los distintos patios, el Palacio Real, la Catedral de San Vito, los Jardines y el Callejón Dorado. Asistid, si os es posible por horario, al cambio de guardia.

Desde el Castillo, bajad por las escaleras que os llevan a la calle Nerudova. A lo largo de toda la calle contemplaréis las casas renacentistas y barrocas, con sus emblemas en las fachadas.

Llegad hasta la Plaza de la Mala Strana y visitad la Iglesia de San Nicolás, la joya barroca de Praga. Desde la Plaza de la Mala Strana, volved en dirección al Puente. A mano izquierda tomad la calle Lazeňská. Allí podréis visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Cadena, la más antigua de la Malá Strana, fundada en el siglo XII.  Continuando por esta calle llegaréis a uno de los rincones más bonitos de Praga, el que forma la Plaza Maltesa con la Plaza del Gran Priorato. A ésta última plaza se llega tomando la primera calle a la izquierda antes de llegar a la Plaza Maltesa.  Si os queda algo de tiempo, podéis visitar los Jardines Wallenstein, al lado de la Plaza de la Malá Strana o bien volver a cruzar el Puente de Carlos y regresar a la Plaza de la Ciudad Vieja por la bonita calle Karlova. Si queréis más información sobre la calle Karlova, hace click aquí.

Praga en 3 días

Si vais a estar en Praga 3 días, mi propuesta sería mantener el mismo itinerario (muy apretado) para los dos primeros días, y dedicar el tercero a explorar la Ciudad Nueva (si seguís estos itinerarios sólo habréis visto la Plaza Wenceslao y la Avenida Nacional de esta parte de la Ciudad), llegar hasta Vyšehrad y dedicar la tarde a compras o a visitar alguna de las famosas cervecerías de Praga, como U Fleků.

Torre Jindřišská – Sinagoga del Jubileo – Plaza Wenceslao (estación de metro Mustek) -Náměstí Mirů (Iglesia de Santa Ludmila) y Barrio de Vinohrady – Karlovo Náměstí (Ayuntamiento de la Ciudad Bueva, Iglesia de San Ignacio, Colegio de los Jesuitas, Casa Fausto) – La Casa que Baila (Ginger y Fred) – Convento de Emaús -U Fleků.

A la Torre Jindřišská se puede llegar con los tranvías 3,9,14,24 o a pie desde la Plaza de la República, delante de la Torre de la Pólvora . Hay que tomar la calle Senovažná hasta que se encuentra con la calle Jindřišská. Allí encontraremos la Torre Jindřišská (Jindrisska vez). Es una torres gótica de 67.7 m de altura, lo cual la convierte en la torre separada más alta de Praga. Se construyó entre 1472 y 1475 junto a la Iglesia de San Enrique y Cunegunda y a lo largo de los siglos ha sufrido avatares diversos, ya sea a causa de ataques militares (como el que tuvo que soportar en 1648 durante el ataque de las tropas suecas a la ciudad) o por fenómenos atmosféricos (en 1801, una terrible tormenta destrozó la parte superior gótica). El reloj de la torre es de estilo renacentista y se añadió en 1577.

La Torre cuenta con tres campanas grandes, la más antigua es Maria, forjada en 1518, Jindřich y Dominik. A las 9h, a las 12h, a las 15h y a las 18h es posible escuchar un repique especial. En la parte superior hay un mirador desde el cual se contemplan unas vistas estupendas. Se puede acceder por una escalera o por el ascensor rápido. El interior de la Torre está perfectamente preparado, incluso hay aire acondicionado. Unos pisos más abajo hay un muy buen restaurante, aunque caro. Como anécdota, decir que este restaurante está decorado con las maderas que cubrían el interior de la primera torre antes de las restauraciones.  Además, es muy habitual encontrarse en la Torre con exposiciones sobre temas diversos.

Suele ser un monumento muy tranquilo porque no pertenece estrictamente a las masificadas rutas turísticas y no encontraréis las aglomeraciones para hacer fotos típicas en la Torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja o en las Torres del Puente de Carlos.

Muy cerca de la Torre, en la calle Jeruzalemská se encuentra la Sinagoga del Jubileo o de Jerusalén. Es una sinagoga abierta al culto y aunque no entra dentro de los edificios históricos del Museu Judío de Praga, merece la pena visitarla. Para más información, haced click aquí.

Por la calle Jindřišská, caminad hacia la Plaza Wenceslao (Vaclavské náměstí), concretamente hasta la estación de metro de Mustek. Tenéis que coger la línea A (verde), dirección Depo Hostivar y bajar en la estación Náměstí Mirů. El metro os deja en la plaza del mismo nombre, Náměstí Mirů, la Plaza de la Paz. Os encontráis en pleno corazón del barrio de Vinohrady. Desde finales del siglo XIX se convirtió en la zona donde vivía la alta burguesía praguense. Es una zona de apartamentos de lujo, mansiones, jardines y bulevares. No es una zona que esté “machacada” por el turismo, así que se puede pasear con tranquilidad, admirando sus edificios. En realidad, se puede ir a pie desde la Plaza Wenceslao hasta la Plaza de la Paz, pero no os voy a negar que es un paseo largo.

La Plaza de la Paz se construyó a finales del siglo XIX. En su centro está la Iglesia de Santa Ludmila, construida en la última década del siglo XIX en estilo neogótico. Otros edificios importantes en esta zona son la Casa Nacional (detrás de la iglesia). A su izquierda está el Teatro de Vinohrady, construido en dos estilos, neobarroco y art nouveau. Curiosead por los alrededores de la Plaza de la Paz, por las calles Anglická, Americká, Francouszká, porque cualquier edificio es una obra de arte.

Para llegar a Karlovo náměstí (Plaza de Carlos) se puede ir a pie, por la calle Jugoslavská y después siguiendo la calle Ječná. Pero es un trayecto bastante largo, así que lo mejor es ir coger el tranvía (4,33,16,22,10) en la Plaza de la Paz (Náměstí Mirů) hasta la Plaza de Carlos. Todos paran en el mismo punto, en el extremo de la plaza opuesto a la Iglesia de Santa Ludmila. Tenéis que coger la dirección Smíchovské nádrazí y sólo hay tres paradas.

La Plaza de Carlos actualmente es un gran parque. Cuando Carlos IV fundó la Ciudad Nueva en 1348, el lugar estaba ocupado por un mercado de ganado. La Plaza está rodeada por calles muy transitadas y con mucho tráfico, pero en ella, curiosamente, se respira un ambiente increible de tranquilidad.  Está dividida en dos partes por la calle Ječná.  Los edificios que se pueden contemplar en esta plaza son: el Colegio Jesuita, la Iglesia de San Ignacio, la Casa Fausto, la Iglesia de San Juan Nepomuceno en la Roca y el edifiio gótico del Ayuntamiento de la Ciudad Nueva . En el extremo izquierdo de la Plaza, en la esquina entre las calles Na Morani y Vaclavská, se encuentra el Monasterio de Emaús.

Si camináis hasta la calle Ječná, llegaréis a la calle Resslova. Un poco más adelante encontraréis la Iglesia de San Cirilo y San Metodio. Si continuáis adelante, saldríes al Muelle Rašín (Rašínovo nabřeži), delante del Puente Jiráskuv. En este punto se puede contemplar un edificio de arquitectura muy controvertida: La Casa que baila (Tancici Dům), que los praguenses conocen popularmente como Ginger y Fred.

Desde la Casa que baila estáis a cuatro pasos de la cervecería más famosa de Praga, U Fleků , que se encuentra en la calle Kremencova. Tenéis que dejar a vuestra espalda el Puente Jiráskuv y caminar por el Muelle Massarykovo hasta que encontréis la calle Myslikova, a vuestra derecha.  La tercera travesía es la calle Kremencova. Si queréis más información sobre U Fleků haced click aquí.

Estancias a partir de cuatro días

Si podéis disponer de cuatro días completos o más para visitar Praga (lo mínimo creo que tienen que ser 5 días), recomiendo que “racionalicéis” los itinerarios anteriores, combinándolos según vuestros intereses y dedicando más tiempo a aquellos monumentos o museos que en una estancia de menor duración no pueden visitarse con calma. Otras visitas interesantes que pueden hacerse son Vyšehrad, el Castillo de Troja y, ya fuera de Praga, la típica excursión a Karlovy Vary. Sí, es típica, pero realmente es un lugar bonito e interesante. ¡Ah! Y por poco que podais, no olvidéis hacer un pequeño crucero por el río Vltava. Las empresas que ofrecen estos viajes son muchas, algunas incluyen cena y música. Pero si lo que buscais es un recorrido bastante completo, tranquilo y con audioguía, lo mejor es ir hasta el Čechův Most, detrás del Barrio Judío. De allí salen los barcos que hacen el recorrido por el Vltava. Los tickets se sacan en los puestos de la antigua aduana (son inconfundibles).

Si queréis hacer alguna pregunta relacionada con el contenido de la entrada, dejad un comentario e intentaré contestar lo más pronto posible



Anuncios

6 Responses to Praga, itinerarios y recomendaciones (II): las cinco “ciudades” históricas de Praga. Propuestas de itinerarios

  1. Nora says:

    ¡Expectacular! Me he leído tus 3 post sobre Praga y no sé cómo agradecerte , he leído infinidad de webs sobre esta ciudad y ninguna aporta tanto como la tuya, la calidad de tu información es de mucha ayuda. Seguiré todos tus consejos y ya me estoy apuntando todo!
    Nuevamente muchas gracias por compartir con ntros tu amor por Praga.
    No veo la hora de conocerla!
    Saludos.
    Nora.-

  2. Esther Souto says:

    Muchas gracias por tanta información útil. Me gustaría saber si es posible viajar de Praga a Cesky Krumlov, pasar una noche allí y de ahí seguir hasta Viena, a ser posible en tren. Y si vale realmente la pena acercarse a Cesky Krumlov. También nos planteamos no ir a Viena y quedarnos todos los días de las vacaciones (7 u 8) en Praga y alrededores.

  3. Jose says:

    impresionante descripcion de una buena visita a Praga. Cuanto detalle y precision!! desde ya agradecidos y ojala los sepamos aprovechar en Oct/2013 cuando estemos por alla…

  4. Encarna says:

    Muchas gracias por tus explicaciones. Me voy ahora en abril a Praga con mi familia: dos niños (10 y 8 años) y mi madre de 70 y con muleta….. Nos alojamos en Novo Mesto y estaremos 4 días y medio. ¿Cómo nos podemos desplazar mejor teniendo en cuenta mis condiciones famliares?¿Dónde podemos comer?.¿Cómo podemos hacer los itinerarios, teniendo en cuenta que mi madre aguanta bien la mañana, pero las tardes deben ser tránquilas?.

    • Universcat says:

      Hola,

      Bueno, yo por los niños no sufriría por lo referente a los desplazamientos, pero sí que me parece que tu madre va a tener algún problema, por diversas razones: el centro histórico de Praga está adoquinado en su mayor parte, así que para una persona con muletas es un hándicap. Te recomiendo que como transporte público uses el tranvía, creo que va a ser lo más cómodo, ya que el metro implica subir y bajar escaleras mecánicas y no te puedes imaginar qué escaleras son, nada que ver con los metros que conocemos por aquí. No sé exactamente en qué zona de la Nové Mesto estás, me lo tendrías que especificar para recomendarte los itinerarios teniendo en cuenta que las tardes no pueden ser demasiado movidas. Para comer bien y a precios razonables teniendo presuponiendo que os vais a mover por el centro histórico, te recomendaría U Pinkasu, en la Jungmannovo Namesti, casi al lado de la Plaza Wenceslao, o U Medviku, en la Narodní Trida, muy cerca del Café Slavia, delante de los muelles del río, en la acera de enfrente del Teatro Nacional y del edificio de la Lanterna Magika, no tiene pérdida. También te puedo recomendar U Schnellu, en la Malostranské Namesti (muy cerca del Puente de Carlos). En estos restaurantes una comida te puede salir por entre 15 y 20 euros, bebida incluida (sin postres), estos son los precios que se pagan en el centro, pero la relación calidad-precio es buena. El restaurante que está en la planta baja de la Obecní Dum (Plaza de la República al lado de la Torre de la Pólvora) también es una muy buena opción y no es caro, teniendo en cuenta que está en pleno centro. De todas maneras, en el blog puedes encontrar más recomendaciones de restaurantes y cervecerías en las diferentes zonas de la ciudad. Si me dices exactamente donde tienes el hotel, te puedo orientar mucho mejor sobre los itinerarios para hacer en 4 días y buscando sobre todo que no resulten excesivos para tu madre. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: